AL FIN Y AL CABO SÓLO ES UN JUEGO, ESTAMOS ROMPIENDO TODAS LAS REGLAS... IRÉ AL INFIERNO DE TODOS MODOS.

Seguidores


Dime si habrá algo más bonito que despertar a tu lado cada día,

susurrarte que te quiero es mi particular manía
si apareces en mis sueños, me adormeces, me meces
con tus dedos, me enloqueces eres mi única  alegría.
Y cada mañana pienso robarte uno de tus besos
amarrado a la razón de un corazón que late en verso,
regalarte amaneceres y placer en cada esquina
de la cama, siempre seguirá viva nuestra llama.
Eres lo mejor que tengo, lo mejor que tuve,
lo mejor que tendré en esta vida, un amor que sube
llega hasta las nubes y allí vuela, jugar a no perderte,
a abrazarte fuerte a quererte tanto que me duela,
A tu lado todo es diferente
el olor de tu perfume me enamora cuando vuelves,

pasear de la mano a tu lado hasta perderme,
decirte que te quiero, "te quiero" y así será para siempre
y se, que no puedo bajarte una estrella
pero también se que te voy a tratar como a una de ellas,
ni te imaginas la cara de tonto que se me queda
cuando leo tus mensajes y te imagino aquí cerca
y por mucha distancia que nos separe piénsalo,
el corazón no cambia de opinión
y si te soy sincero la mejor manera de decirte que te quiero.

Y eres tú, el único que me hace sentir viva,

que me enseño a querer como se quiere de verdad,
capaz de despertar las ilusiones y sentidos,
viajar a nuestros sueños de la mano hasta el final.
saldremos adelante a pesar de los problemas,
y lo que no ha separado la distancia no lo va a separar nadie.
Prefiero parar el tiempo, cambio toda una vida
por un segundo a tu lado en este cuento
vivo de tus sonrisas y me pierdo
en tu mirada, cada mañana me inunda tu recuerdo
y quiero tenerte cerca tan cerca que no respire,
en el choque de tus labios mi boca no saldrá ilesa,
a pesar de la distancia quien la sigue la consigue
Hoy quiero, llevarte el desayuno hasta la cama,
que me comas a besos mi boca nunca se acaba,
amarte hasta de madrugada, mientras escalas

por mi cuerpo gastaremos el tiempo entre las sábanas.

Subir hasta la luna cada noche, quererte hasta que duela
contando las estrellas a tu lado, pensarte con los labios,
dibujar corazones con tu nombre y llevarte a mi planeta de la mano
Júrame que me quieres, promete que todo lo que sientes será eterno,
que el miedo ya no vuelve, que sepas que nunca vas a perderme,
que tu eres lo mejor que tengo y que sueño
con verte en un futuro aquí a mi lado,
mariposas en el vientre miradas que se cruzaron
y acabaron de la mano sin separarse un segundo, si tiramos la toalla será para ducharnos juntos...




POR TI, POR MÍ.

PORQUE EL MUNDO ES NUESTRO.




TÚ NO ME ABANDONES, QUE YO YA HARÉ EL RESTO.

La medicina que necesita a diario cualquier enfermo.




 La dosis de energía después de una larga noche.


ELLAS




No hace falta que me digáis eso de que perdéis la cabeza
por eso de que sus caderas...


ya sé de sobra que tiene esa sonrisa
y esas maneras
y todo el remolino que forma en cada paso de gesto que da.


Pero además lo he visto seria ser el mismo
y en serio que eso no se puede escribir en un poema.


Por eso, eso que me cuentas de que míralo cómo bebe las cervezas
y cómo se revuelve sobre las baldosas
y qué fácil parece a veces enamorarse.


Todo eso de que él puede llegar a ser ese puto único motivo
de seguir viva y a la mierda con la autodestrucción...


Todo eso de que los besos de ciertas bocas saben mejor es un cuento que me sé desde el día que me dio dos besos y me dijo su nombre.


Pero no sabes lo que es caer desde un precipicio y que el aparezca de golpe y de frente
para decirte, venga, hazte un peta y me lo cuentas.


No sabes lo que es despertarte y que él se retuerza y bostece,
luego te abrace, y luego no sepas cómo deshacerte de todo el mundo.


Así que supondrás que yo soy la primera que entiende
el que pierdas la cabeza por sus piernas
y el sentido por sus palabras
o por un mínimo roce de mejilla.


Que las suspicacias,
los disimulos cuando su culo pasa,
las incomodidades de orgullo que pueda provocarte
son algo con lo que ya cuento.


Quiero decir que a mí de versos no me tienes que decir nada,
que hace tiempo que escribo los míos.


Que yo también lo veo.
Que cuando el cruza por debajo del cielo solo la tonta mira al cielo.


Que sé como agacha la cabeza, levanta la mirada y se muerde el labio superior.


Que conozco su voz en formato susurro
y formato gemido y en formato secreto.



Que me sé sus cicatrices
y el sitio que le tienes que tocar en el este de su pie izquierdo para conseguir que se ría,
y me sé lo de sus rodillas y la forma que rozar las cuerdas de una guitarra.


Que yo también he memorizado su número de teléfono
pero también el número de sus escalones.


Que no solo conozco su última pesadilla, también las mil anteriores,
y yo sí que no tengo cojones a decirle que no a nada
porque tengo más deudas con su espalda
de las que nadie tendrá jamás con la luna
(y mira que hay tontos enamorados en este mundo).

Que sé la cara que pone cuando  deja ser completamente el,
rendido a ese puto milagro que supone que exista.


Que lo he visto volar por encima de poetas que valían mucho más que estos dedos,
y lo he visto formar un charco de arena rompiendo todos los relojes que le puso el camino,
y le he visto hacerle competencia a cualquier amanecer por la ventana: no me hablen de paisajes si no han visto su cuerpo.


Que lo de "mira sí, un polvo es un polvo", y solo los sueños pueden posarse sobre las seis letras de su nombre.


Que te entiendo.
Que yo escribo sobre lo mismo.
Sobre el mismo.


Que razones tenemos todos.

Pero yo
muchas más que vosotros. 

Vive la vida y disfrútala al máximo porque nadie, absolutamente nadie, va a hacerlo por ti.

Sólo te he echado de menos dos veces, una por la mañana y otra por la noche... pero nunca he dejado de pensar en ti.No olvides jamás lo que a mí me costó toda una vida aprender...sólo tenemos un corazón y hay que serle fiel.

-¿Crees en el destino?
+¿Por qué no?, siempre pienso que las cosas ocurren por algo...
-¿Y en el amor a primera vista?
+También, pero muy pocas veces ese es el correcto... 
Te puedes enamorar perdidamente con solo mirarle a los ojos la primera vez que le ves. Puedes sentirte la chica más feliz del mundo a su lado. Puedes pensar que te estás volviendo loca por él. Pero no vale de nada pensarlo, es cierto, es así. No hay otra forma, otra manera. Puedes llegar a estar segura de que es el amor de tu vida. 
-Ya...
+Yo viví eso una vez, solo he tenido un amor a primera vista y ese es él. Se supone que los grandes amores no hacen daño. Es especial para mí. Aprendí que el primer amor no tiene que ser el mejor, ni el último, sin duda no iba a ser el último. Y quizás ese no fue mi primer amor. Qué más da si el primer amor es el segundo, el tercero o el último. Va a ser el que este ahí a tu lado pase lo pase, el que nunca se alejará de ti. Que te hará feliz toda tu vida.



Si no estas dispuesto a hacer locuras no mereces enamorarte.


Todos hablamos mucho cuando nos cuentan cosas parecidas que les ocurre a otras personas. No sé por qué, pero nunca pensamos que puede sucedernos a nosotros y, en cambio, el día menos pensado… pam! te toca a ti, como si te hubieras traído mala suerte tú sola. Tienes que arreglar cuentas con tu orgullo y tus ganas de seguir con él… ¡Pero qué coñazo! Siempre he sido una negada en matemáticas. Y además, en el amor no existen ecuaciones ni operaciones... No existe el contable de los sentimientos o el asesor financiero del amor. ¿Qué ocurre, que hay que pagar un impuesto para ser feliz? 


Un amor se olvida en dos días, un amor grande en dos semanas... pero un amor enorme... un amor enorme te cambia la vida.




Nos reímos. Y seguimos riéndonos así. Hablando sin saber muy bien de qué ni por qué. Después decidimos colgar, prometiendo que nos llamaremos mañana. Es una promesa inútil: lo hubiéramos hecho de todos modos. Cuando pierdes tiempo al teléfono, cuando los minutos pasan sin que te des cuenta, cuando las palabras no tienen sentido, cuando piensas que si alguien te escuchara creería que estás loca, cuando ninguno de los dos tiene ganas de colgar, cuando después de que él ha colgado compruebas que lo haya hecho de verdad, entonces estás perdida. O mejor dicho, estás enamorada, lo que, en realidad, es un poco de lo mismo...


Nadie hace caso del agua que va después de la lluvia, cuando vuelve el sol.
Poco importa si sobre esa agua hay lágrimas después de haber llorado, por amor, por dolor.
El agua se evapora, vuelve al aire, a nuestros pulmones, respirando el viento que sentimos en la cara. Y las lagrimas vuelen a entrar en nosotros, como las cosas que hemos perdido, pero nada se pierde en realidad. Cada segundo que pasa, cada luna que surge no hace mas que decirnos vive y ama lo que tú eres, como tú seas, por lo que seas. Mira en lo alto hacia el cielo, cierra los ojos. Y no te canses nunca de soñar.

La vida es muy corta para no ser felices juntos.




Como si sólo él hubiera sabido realmente cuáles eran tus problemas.



 

Es extraño... Si quizá ni siquiera has tenido tiempo de entenderlos tú.




VIVE RÁPIDO, QUE ESTA NOCHE
VOY A EMBRIAGARME DE TI


Que el tiempo vuele como los aviones, que los segundos se esfumen como las estrellas y que nosotros no tengamos más remedio que querernos.



Todo empieza un día normal y corriente cuando te planteas si realmente es él. Una pequeña persona aunque para ti él es sumamente grande, definitivamente es él, es perfecto.
Acción, reacción. Solo necesitas una mirada para captar su declaración de intenciones, una noche de ron con una mezcla de sentimientos y sinceridad para descubrir todo lo que llevas pensando durante un largo periodo de tiempo, en el cual para ti simplemente es la pérdida de la noción del tiempo, gracias a todos esos increíbles momentos de largas conversaciones hasta altas horas de la madrugada, miradas y sonrisas entrelazadas, encuentros inesperados y confidencias inconfesables.
Todo pasa y todo llega. Cuando piensas mañana, tarde y noche en si puede ser quien realmente cambie el sentido de tu vida, no ese sentido de darle un giro de 360º en el que no cambia nada, si no, un giro inesperado en el que te des cuenta de que no puede haber nada mejor que pasar horas y horas hablando con él, cogerle de la mano y sentir como tu corazón palpita al ritmo del suyo, esa sensación, justo esa es la que todos buscamos sentir.
Quizás puedan pasar días, semanas, meses, años… que nunca querrás olvidar aquel día especial en el que todo empezó, ese día en el cual intercambiasteis una sensación inexplicable que solo vosotros entendéis. Nada ni nadie puede interferir en esos sentimientos debido a que todavía no ha nacido persona que entienda algo tan grande.
De repente llega un día en el que lo notas raro, solo quieres ser su pesadilla de noche y de día para saber que pasa por su cabeza, que piensa, que siente…y justo él te declara que realmente ha estado enamorado de ti.
Tiemblas, lloras, ríes, sonríes, que no falte lo último junto con unas lágrimas de felicidad. La primera vez en tu vida que lloras de felicidad. No te lo explicas. Por fin ha pasado. No hay explicación lógica a ese esfuerzo por lograr que cada mirada cruzada haya llegado al corazón del chico perfecto, tu amor platónico.
Tú tan tú, y yo tan pequeña y frágil ante un sentimiento tan profundo que ha costado tanto sacar a relucir. Pero de repente algo se acciona y gracias a él comienzas a ver todo desde una perspectiva diferente, todo se compagina, se lucha por lo que quieres y tus propósitos de año nuevo adquieren una larga e interminable lista por cumplir a su lado.
Quizás es demasiado pronto para decirlo, pero nunca vas a sentir algo igual, jamás alguien podrá compararse a él. Es tu amor de adolescencia, ese que nunca desaparecerá de tu mente, con el que soñarás día a día, noche a noche e imaginarás una vida lejana a su lado. Sentirás su sonrisa detrás de cada esquina, sus abrazos en cada frio invierno, sus carcajadas en cada cambio de estación, sus típicas frases bordes en cada situación incómoda, su piel bronceada en cada día soleado, sus besos en cualquier momento perfecto y sus delicados ‘te quiero’ en cada anochecer susurrados al oído.
Querrás alcanzar el infinito en cada amanecer, despertar cada mañana con sus ‘buenos días princesa’ que tanto te encantan, acostarte con un precioso beso y quizás prepararle mil y una sorpresas más. Solo podréis cumplirlo alcanzando una meta juntos, deseos por cumplir al ver estrellas fugaces en una estrellada noche en la playa.

Si sientes el calor, quítate la ropa
Hay miedos hechos de inseguridades, miedo a quedarnos atrás, miedo a no ser lo que soñamos, a no dar la talla, miedo a que nadie entienda lo que queremos ser. Hay miedos que nos va dejando la conciencia, el miedo a ser culpable de lo que le pase a los demás, y también el miedo a lo que no queremos sentir, a lo que no queremos mirar, a lo desconocido, el miedo a la muerte, a que alguien a quien queremos desaparezca. Y hoy he escuchado a un tal Ponset en la radio, un señor encantador que decía que la felicidad es la ausencia del miedo y entonces me he dado cuenta de que últimamente yo ya no tengo miedo.

Soy una de las personas más orgullosas que puedas conocer, puedo negar lo evidente mas de mil veces; soy de las que ven una película de amor y se queda llorando hasta pasados los agradecimientos; que cuando están tristes se pasan la tarde comiendo helado y palomitas…Escuchando canciones que sientan peor; de las que dan doscientas vueltas a la cabeza al irse a la cama y al despertarse no se acuerdan de la mitad; de las que promete que no volverá a tropezar en la misma piedra pero tiene tentaciones de saber que pasara; de las que se propone metas imposibles y no para hasta que la ponen los pies en la tierra; de las que intenta animar con más de una sonrisa; que escucha música de todo tipo según el estado de ánimo; de las que no se quedan sentadas llorando porque alguien las haya hecho daño, sino que coge la primera de cambio y la devuelve; de las que la lluvia no las amarga el día; de las que sale bailando por la puerta de casa; que se pasa horas y horas en el teléfono para no decir realmente nada; de las que cuando sacan una foto se coloca el pelo antes del disparo; y lo más importante, una persona que está aprendiendo a querer de verdad.




-¿Qué es lo que te gusta de él?

-Que ha pasado mucho tiempo y aun hace que tiemble como un flan con tan solo mirarme.
Puestos a ser sinceros, puede que no sea la persona más fuerte del mundo, al revés soy más bien grande y frágil. Si es cuestión de confesar, tampoco soy muy decidida. Me puedes pillar sonriendo como una tonta cada vez que te veo, pero bueno todo es cuestión de acostumbrarse. Cojo cariño y confianza bastante rápido y eso a veces es malo. Además siempre tiendo a esperar mucho de las personas por lo que mí día a día está lleno de decepciones. Pero muy a pesar de mi innumerable lista de defectos, tengo una virtud que puede con todos y que si me caigo DOS veces, me levanto NUEVE.
-Creo que el amor ya no existe.
+El amor existe.
-¿Por qué estás tan seguro? ¿Lo has visto alguna vez?
+Claro que sí. Lo leo en tus ojos cuando le miras a la cara, lo noto en tus brazos cuando estás cerca de él. Lo veo en tu sonrisa cuando te dice que se alegra de verte, lo siento en tu forma de andar cuando caminas delante de él. Y cuando él te mira, veo como tratas de ocultarlo para que no se dé cuenta de que le quieres, noto como intentas no moverte para evitar abrazarlo, leo en tu sonrisa la mentira y siento como aprietas los labios para que no se te escape un te quiero. Sin embargo, te ocultas detrás del “no creo” porque piensas que es valiente resistirse a la verdad. Pero, ¿sabes? Eso es de cobardes. Es cobarde esconderse detrás de dos palabras. Lo valiente es decir “te quiero” y tener valor para escuchar un “yo no”.
Haz que se pregunten por qué sigues sonriendo



+¿Sales con alguien?
-¿Qué?
+¿Hay alguien en tu vida?
-Querrás decir en mi cama, ¿por qué lo preguntas?
+Por nada, sólo es un intercambio dialéctico sobre el estado de tu corazón
-Intercambio dialectico ¿eh? O sea, una conversación 
+Dime, ¿estás enamorada?
-No tienes que contestar, sólo es una pregunta. 
+No hay nadie en mi cama si es lo que quieres saber, nadie que no pueda cambiar con las sábanas. 
No, no digas nada. Yo hablaré. ¿Me has echado de menos? Porque yo a ti mucho. ¿Eres un verdadero tirano sabes? Me cuesta estar enfadada contigo, pero esta te la guardo. No te hagas ilusiones. Me gustaría hablar pasando del juego... por una vez. ¿Te gusta mi vestido? Se lo he birlado a mi hermana. Tenía este o otro rojo tipo bomba nuclear o algo así... Debí ponerme ese... lo sé. He debido pasarme más o menos tres horas frente al espejo. ¡Pero ha merecido la pena estoy guapa! Y espero gustarte si no te meto un tortazo. ¡Espera! Shhhh... Por donde iba... El problema es que si me dijeras "me encantas" no podría creérmelo. Ya no sé cuando es un juego y cuando es verdad. Estoy perdida. ¡Espera,espera! No he terminado. Dime que me quieres. Dímelo porque yo jamás me atreveré a decírtelo primero. Me daría miedo que pensaras que es un juego. Sálvame, te lo suplico.

Y es que si por mí fuera, te iría a buscar a la luz de la luna, te agarraría de la mano, te miraría a la cara y te tiraría al suelo mientras me caigo sobre tí, pidiéndote disculpas con la mayor de las sonrisas.

Estamos todos locos, pero supongo que así es como funciona la especie.

Si me pierdo, encuéntrame.

El corazón... es un alumno limitado que nunca aprende.

Por qué si yo te digo "adiós"... el corazón me dice  "inténtalo otra vez".
No me des los buenos días, dame tus mejores noches

La fotografía pertenece al lenguaje no verbal, pero también es una bonita forma de expresarse.

El pensamiento es la única cosa del universo que no se puede negar; negar es pensar.

Hay dos días en los que nunca pienso: ayer y mañana.

Nunca es demasiado pronto para abrir el champagne.

Hoy en día, el que no es gilipollas es moderno.

¿Tan perdedor eres que no te das cuenta cuando ganas?

Cuando recuerdas que no vas a ninguna parte, es cuando te aceleras.

En ocasiones, cuando un miedo no se afronta y no se resuelve del todo, se agazapa y permanece al acecho, como una pantera negra escondida en la alta hierba, en la confusión cotidiana, lista para saltar y para reaparecer con toda la violencia de sus garras… imposibilitando cualquier posible duda.

Y soy yo, soy así. Claro que nunca le caeré bien a todo el mundo, como te dije, tampoco lo pretendo.
Mucha gente dice que me quiere, pero después alegan lo contario, y sabes qué?
No me lo has dicho nunca, pero sé que cuando me lo digas será de verdad. Porque sí!
Eres distinto. Y lo sabes.
Lo pienso, y no me arrepiento, siendo así doy envidia. Pero siendo así te “conocí”.
Estoy orgullosa de lo que soy.

Es como si sólo a mí se me hubiera sido concedida la facultad de ver, de conocer el verdadero sabor de sus besos, el color real de sus ojos.
Nadie podrá ver nunca lo que yo he visto. Y ella menos que ninguna.
Ella, incapaz de amarle, incapaz de verle verdaderamente, de entenderlo, de respetarlo.
Ella no se divertirá con esos tiernos caprichos como lo hacía yo.

Tan solo soy una chica delante de un chico pidiéndole que la quiera.

Improvisemos un guión definitivo.

-¿Por qué me mentiste?
+No lo sé. Creo que tenía miedo de no ser bastante para ti. Ya sabes, no ser bastante lista o bastante simpática; tenía miedo de no ser suficiente, de perderte por no merecer estar contigo.

-A ver. Eres increíble, eres capaz de hacerme reír más de veinte veces por minuto. Y cuando sonríes colocas los labios de una forma que me vuelve loco. Solo con mirarme sacas lo mejor de mí, me haces sentir mejor persona. ¿No te parece eso suficiente?

Que lo bueno en la vida se hace esperar.

Tocarte es sinónimo de éxtasis.

La gente llama experiencia a lo que se suele llamar un error.

No necesito ser la primera, sólo la última.

No puedo negar que cuándo me pregunten ¿qué piensas?, diga en nada. No puedo negar que no te recuerde, aunque ya no me duele. Y aunque no puedo negar que no piense, intento no hacerlo.

Y en ese momento...pronunciaste mi nombre en sueños. Lo dijiste con tal claridad que creí que te habías despertado, pero te diste vuelta, musitaste mi nombre otra vez y suspiraste. Un sentimiento desconcertante y asombroso recorrió mi cuerpo. Y supe que no te podía ignorar por más tiempo.

-Vete al infierno
+
Si...pero tú te vienes conmigo